Hoteles de esquí con ascensor: un comienzo libre de estrés para sus vacaciones

En las vacaciones de esquí se viaja con un equipaje especialmente abultado. Además de la ropa caliente, también hay que llevarse el material de esquí. Las familias tienen que seguir añadiendo cosas, como por ejemplo el carricoche. ¿Quién tiene ganas de empezar las vacaciones subiendo maletas, bolsas y todo tipo de bultos por las escaleras? Además, después de un largo día de esquí a nadie le apetece tener que subir hasta un tercer piso para llegar al guarda esquís. Para ahorrarse este estrés, reserve un alojamiento con ascensor. ¡Así el reposo puede empezar desde su llegada al destino!